Fiesta Beata Emilia "la canastera"

La celebración de la fiesta de la beata Emilia "la canastera" y el Día de la Mujer Gitana refuerzan la acción pastoral de la Diócesis con el colectivo gitano

El obispo Don Julián López presidió en la Parroquia de San Antonio de Padua una eucaristía en la que remarcó la importancia que para todos los gitanos tiene "poder rezar a dos beatos ya reconocidos por la Iglesia"

León, 16 de noviembre de 2017

Fiesta Beata Emilia 1Una iglesia llena y un presbiterio en el que junto a un cuadro con la imagen de la Beata Emilia "la canastera" se encontraban varios cestos de mimbre realizados con especial esmero y la bandera símbolo del pueblo gitano. Así se celebraba por primera vez en la Parroquia de San Antonio de Padua la fiesta de la Beata Emilia "la canastera" promovida desde el Secretariado de Minorías Étnicas como "Día de la Mujer Gitana" para remarcar la importancia de la figura de la primera mujer gitana beatificada.

Un reconocimiento de toda la Iglesia a la figura de Emilia Fernández Rodríguez, la beata Emilia "la canastera", que se hacía efectiva el pasado día 25 de marzo en la solemne celebración de beatificación 115 mártires de la Diócesis de Almería, 95 sacerdotes y 20 laicos, que acogía la localidad de Roquetas de Mar y que estuvo presidida por el prefecto para la Congregación para las causas de los Santos, el cardenal D. Angelo Amato, junto con el obispo de Almería, D. Adolfo González Montes.

EMOCIÓN Y ALEGRÍA DESDE LA FE

La emoción y alegría desde la fe que un grupo de gitanos de León sintió en aquella celebración del pasado mes de marzo en Almería se revivía hoy en la Parroquia de San Antonio de Padua en una eucaristía que presidió el obispo Don Julián, concelebrada por otros ocho sacerdotes, entre ellos el responsable del Secretariado de Minorías Étnicas, D. Juan Manuel Aparicio, y el presidente de la Fundación Secretariado Gitano, vicario episcopal de Asuntos Económicos y Sociales y gran impulsor de la pastoral gitana en toda España desde sus pasadas responsabilidades en la Conferencia Episcopal, D. Pedro Puente.

Fiesta Beata Emilia 2El obispo Don Julián inició su homilía con un saludo de acogida para todos "queridos gitanos y payos, queridos payos y gitanos" para, a continuación recordar, "otra celebración, la que en su día tuvimos en conmemoración del beato Ceferino "el Pelé" porque tenemos ya un gitano y una gitana declarados bienaventurados, que es lo que quiere decir la palabras beatos. Bienaventurados con la seguridad de que están junto a Dios y que desde allí pueden ayudarnos". El obispo de León señaló que "tanto el beato Ceferino como la nueva beata Emilia la canastera son de Dios y porque son de Dios son también de todos los que lo amamos y de todos los que nos apoyamos en Él y queremos trabajar por la justicia, por la verdad, trabajar por un mejor reparto de los bienes de este mundo, aunque en ellos nos pueda ir la fama, el honor y, quién sabe, si la vida".

DOS BEATOS GITANOS PARA LA FE DE LOS GITANOS

A continuación Don Julián López glosó la figura de la beata Emilia, "una mujer gitana, glorificada, que vivió en unas circunstancias verdaderamente difíciles. La beata Emilia es un símbolo de lo que puede llegar a hacer la fe aún en los momentos más difíciles que nos pueda tocar vivir. La beata Emilia fue una mujer fuerte, una mujer que llegó a una gran profundidad en la fe y en el amor a Dios y en unas circunstancias límite, no sólo por estar en la cárcel, sino por su estado de futura maternidad". "Una mujer gitana de Tíjola, que vivió como una mujer gitana de su tiempo en unos años terribles, cuando en España hubo una Guerra Civil", apuntó el obispo de León al repasar la trayectoria vital de la beata Emilia para, a continuación "dar gracias del testimonio de vida de esta mujer, una mujer que murió por Jesucristo, por el amor cristiano, por la fe, y por eso a nosotros nos toca ahora recordar el ejemplo y la llamada para todos que ha sido la beata Emilia, que por amor entregó su vida y que se multiplica bajo muchos aspectos en la vida del pueblo gitano".

Para concluir su homilía el obispo volvió a recordar la importancia de los dos beatos gitanos, Ceferino Giménez Malla "El Pelé" y Emilia Fernández Rodríguez "La Canastera", "dos beatificaciones que contribuyen a que se tenga un mayor reconocimiento a todo el colectivo gitano y para que también vosotros los gitanos viváis la fe cristiana con una mayor alegría y esperanza, sabiendo que tenéis delante de Dios a un gitano y a una gitana como vosotros, que están allí rezando y pidiendo por todos".

Fiesta Beata Emilia 3

 

Plaza de Regla, 7 * 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65