Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

Comisión de Reestructuración Pastoral

La Comisión de Reestructuración Pastoral avanza con los arciprestazgos en la definición de la hoja de ruta para "guíar la evangelización desde la conversión pastoral y el aliento misionero"

Completa el trabajo realizado a lo largo de este curso con la definición de los Centros de Atención Pastoral (CAP) y la perspectiva de empezar a aplicar este nuevo modelo en el próximo curso 2018-2018

León, 19 de junio de 2018

ComiRees 1Desde que hace ahora justo un año el obispo Don Julián López nombrara un grupo de trabajo para abordar la reestructuración pastoral en la Diócesis, esta entidad de la que forman parte los vicarios, dos sacerdotes de la ciudad, dos arciprestes, un diácono permanente una religiosa y un seglar, ha trabajado a lo largo de todo este curso para ir perfilando las claves de un documento que, a partir del próximo curso, pretende ser la hoja de ruta que guíe todas las iniciativas de evangelización en la Iglesia de León a partir de criterios definidos desde "la conversión pastoral y el aliento misionero". Una labor que se ha ido realizando en sucesivos encuentros y que tomaba ya carta de naturaleza en la última sesión plenaria del Consejo Presbiteral donde el documento de trabajo se sometía a un primer análisis.

Tras esa presentación y debate con aportaciones desde el Consejo Presbiteral, la propuesta de la Comisión de Reestructuración Pastoral, a la que también han tenido acceso los arciprestazgos y donde se ha ido abordando a lo largo del curso en distintos talleres, se ponía sobre la mesa en una reunión de trabajo que tenía lugar ayer en el Aula Magna del Seminario, con participación de todos los miembros de la Comisión y con presencia de los trece arciprestes de la Diócesis.

NOVEDAD CON LOS CENTROS DE ATENCIÓN PASTORAL (CAP)

"Todo el trabajo de esta Comisión ha estado orientado desde unos criterios de actuación que tienen en su base la conversión pastoral, la conversión personal, y que aterriza en unos criterios de actuación a partir de los cuales se abordaría una reconfiguración de los actuales trece arciprestazgos y la puesta en marcha de lo que hemos dado en llamar los Centros de Atención Pastoral, los CAP", explica el vicario general de la Diócesis, Florentino Alonso, quien subraya que "en esta última reunión con los arciprestes se han compartido esos criterios y esas líneas de reestructuración".

Desde la toma en consideración de la realidad actual de la Diócesis, marcada por un descenso en el número de integrantes del clero y también una reducción en el número de fieles, particularmente en el ámbito rural, por el fenómeno de la despoblación, se ha enfocado una perspectiva en la que Florentino Alonso apunta que "se han tenido un cuenta unos criterios que no son nuevos, que son los que siempre han guiado la tarea de la evangelización de la Iglesia, pero ante una nueva realidad marcada por el hecho de que somos menos sacerdotes, de más edad, que el número de parroquias sigue siendo el mismo, el método de evangelización tiene que ser nuevo, con una pastoral de comunión en la que todos nos sintamos miembros de la misma Iglesia, una pastoral de corresponsabilidad dando cancha también a los religiosos y religiosas y a los laicos, que no excluye a nadie y que promueve la colaboración de todos en esa acción conjunta, una pastoral organizada, con seglares formados, y que aborde el trabajo por sectores para llegar de la mejor manera a la gente".

ComiRees 2CORRESPONSABILIDAD Y COMUNIÓN

Entre las medidas concretas que se han ido avanzando y que han recibido aportaciones desde el ámbito arciprestal está, precisamente, la redefinición del actual mapa con una planta diocesana organizada en trece arciprestazgos, y que Florentino Alonso concreta en la idea de "afrontar una reducción del número de arciprestazgos, pensando en que hay arciprestazgos como muy pocos sacerdotes, como por ejemplo Babia-Laciana, y de ahí surge como hipótesis de trabajo una reducción del número de arciprestazgos y, al tempo, la puesta en marcha de los Centros de Atención Pastoral, los CAP, todo como hipótesis de trabajo pero condicionado a los criterios y al espíritu que está detrás de este trabajo, desde la corresponsabilidad y la comunión en esa terea de la Iglesia que es la de siempre, evangelizar, celebrar la fe y vivir la caridad".

Todos estos planteamientos y el trabajo que a lo largo de este curso ha ido afrontando esta Comisión de Reestructuración Pastoral se condensará en alguna sesión durante el verano para aprovechar en la próxima Semana de Pastoral, justo al inicio del curso 2018-2019, una nueva reflexión conjunta en torno a estos plateamientos de reestructuración pastoral que el vicario general Florentino Alonso considera clave para "abordar un periodo de interiorización y concienciación de todos estos planteamientos durante el primer trimestre, entre los fieles laicos, religiosos y religiosas, sacerdotes, puesto que todo esto requiere un cambio y una conversión pastoral de criterios y de enfoque en cada personas, con una aliento espiritual que tiene que ir más allá de meros cambios en un mapa como puede ser el de los arciprestazgos, y en todo esto hay que contar los los laicos, con laicos formados y comprometidos, en una opción clara por una Iglesia misionera y en salida".

Plaza de Regla, 7 * 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65