Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2020 Mayo - "Retorno a la normalidad en nuestras iglesias" - NOTA PASTORAL

                 Queridos diocesanos:

            El mes de mayo nos ha traído una buena noticia: Se están dando ya los primeros pasos de la deseada “normalidad” que ponga final a la cuarentena que desencadenó la crisis del coronavirus SARS-CoV-2 a mediados del pasado marzo. Se reanudan actividades y se abren de nuevo centros sociales y comerciales, y lo que es muy importante para los fieles católicos y los creyentes de otras confesiones cristianas y religiosas: la apertura de iglesias, capillas y otros lugares de culto. Afortunadamente estos locales, necesarios para celebrar y alimentar la fe y fortalecer la vida cristiana -me refiero especialmente a las parroquias pero sin olvidar las restantes iglesias comenzando por la catedral- volverán a ser el espacio familiar de las distintas comunidades.

            La primera consideración que deseo compartir con vosotros es el carácter religioso y transcendente de los mencionados lugares. Para nosotros las iglesias y capillas tienen un significado no meramente práctico o funcional sino simbólico y santo en cuanto son representativas de la comunidad de los creyentes en Cristo que “como piedras vivas” hemos entrado “en la construcción de una casa espiritual para un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios espirituales agradables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pe 2,5).

          Las necesitamos también para garantizar el desarrollo normal de las celebraciones y otros actos de formación cristiana y de cultivo de la fe, atendiendo así mismo a la seguridad, la salud y el bienestar de todos los participantes. Sin olvidar nunca cuanto acabo de mencionar, hemos de estar atentos a los factores condicionantes de los lugares de culto y de actividad pastoral como la temperatura, la humedad, la limpieza, etc., informados en estos momentos de las fases de la “desescalada” cuya finalidad es asegurar que no se dé un retroceso en el avance realizado.    

        En este sentido y como no se puede descartar un posible repunte de la situación pasada, la autoridad competente prolonga todavía el “estado de alarma” y de excepción siendo indispensable que todos, comenzando por los responsables de las parroquias y comunidades, mantengamos la vigilancia y la tensión necesarias como ciudadanos y fieles cristianos.

        Confiando, pues, en la prudencia y en responsabilidad de cada uno permitidme recordaros también que estamos en el tiempo pascual y en el mes de mayo, el “mes de las flores” tradicionalmente dedicado a la Santísima Virgen María. No dejéis de visitarla en sus incontables iglesias y ermitas. Con palabras del papa san Pablo VI: Al acercarse el mes de mayo… es muy grata y consoladora esta práctica tan honrosa para la Virgen y tan rica de frutos espirituales para el pueblo cristiano. Porque María es siempre camino que conduce a Cristo”  (Encíclica “Mense Maio”, a. 1965).

            Que Santa María nos ayude a todos a entrar en la normalidad y confianza de nuestra vida ordinaria presidida por la fe, la alegría y el amor cristiano:

León, 17 de mayo de 2020
+Julián, Obispo de León

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.